Texas hold’em

no_limit_texas

Hace unos días mi querida amiga y artista Inma Trapero me regaló un libro: “Tu mundo en una servilleta”, de Dan Roam. Un libro muy interesante y útil sobre resolver problemas y exponer ideas mediante dibujos, esto es, mediante el pensamiento visual. La idea central del libro es que el pensamiento visual es una forma extraordinariamente poderosa de solucionar problemas.

De acuerdo con el autor, “el pensamiento visual significa aprovechar la capacidad innata de ver –tanto con los ojos como con el ojo de la mente (lo que algunos denominaríamos el 3er ojo)-, para poder descubrir ideas que de otro modo serían invisibles, desarrollarlas rápida e intuitivamente y luego compartirlas con otras personas para que  puedan captarlas de manera simple”.

Según Dan Roam el proceso del pensamiento visual es simple: mirar, ver, imaginar y mostrar. Y es verdad que es así de simple, por ejemplo al cruzar una calle: miramos a ambos lados y de acuerdo a lo que veamos (si viene o no un coche) y a lo que imaginemos (si será posible  cruzar antes de que llegue) entonces mostramos nuestra decisión cruzando o no la calle.

El autor pone como ejemplo para entender el proceso, al juego de póker Texas hold’em, que está actualmente muy de moda a través de los campeonatos televisados: i) Nos entregan un par de cartas, miramos lo que tenemos y recopilamos información, esa es la forma que comienza el juego; ii)  a continuación vemos en forma activa, seleccionando la información más importante; iii) pasamos a imaginar entonces qué posibilidades tenemos y también imaginamos el juego de los otros jugadores; iv) finalmente tomamos una decisión y mostramos o nos retiramos. Momento de la verdad.

Esta analogía me ha llevado a una frase de Schopenhauer que se cita a menudo: “El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros los que las jugamos”. No creo que Dan Roam pensara en Schopenhauer, pero yo he conectado ambas cosas, porque no es ni más ni menos que lo que nos sucede en la vida y en general es lo que está presente en la base de un proceso de Coaching.

Mirar. Mirar requiere hacer un recorrido por la situación presente, qué es lo que hay, qué es lo que tenemos ‘entre manos’. Hay mucho? Poco? Qué falta? Qué identifico de inmediato? Qué me resulta confuso ver? Éste es el límite? Hay un límite?

Ver. Es un proceso activo. Ya no se trata de mirar simplemente. Seleccionamos la información relevante y reconocemos los componentes que la integran. Identificamos. Conozco lo que veo? Lo he visto antes? Qué información me aporta? La puedo aprovechar? Puedo avanzar o necesito dar un paso atrás para volver a mirar? Hay árboles, bosque..y también hojas. Separo el trigo de la paja.. pero también lo clasifico.

Imaginar. Podríamos llamarle también procesar o fermentar. Es lo que ocurre después que se ha recopilado y seleccionado y cuando llega el momento de hacer algo. Cómo lo utilizo? Ahora qué? Cuáles son las alternativas? Cómo me siento? Con qué conecto esto? Está conectado con mi sueño o con una pesadilla? Tiene sentido? Vale la pena? Estoy dispuesto? A qué estoy dispuesto?

Mostrar. Yo lo llamaría actuar y es lo que da sentido a todo lo anterior. Podemos haber mirado, visto e imaginado algo maravilloso, pero si no actuamos, si no mostramos nuestra decisión, quedará en pura fantasía. O lo que es peor: nunca sabremos qué habría pasado. Funciona? Es lo que se esperaba? Es mejor? Diferente? Valió la pena? Hasta aquí? Más? Qué pasa ahora? Qué se siente ahora?

Es importante decir que este proceso no necesariamente es secuencial, lineal. Muchas veces actuamos mostrando nuestras cartas antes de tiempo o imaginamos antes de tener toda la información a la vista. Pero eso no quiere decir que esté bien o mal, en realidad es un proceso circular, un circuito que se retroalimenta.

Tanto a nivel personal como empresarial contamos con una serie de “cartas” y nos situamos dentro de un juego. Nosotros decidimos cómo jugarlas y por supuesto cada decisión tiene su coste o su recompensa. ¿Vamos a conformarnos con las cartas que tenemos? ¿Nos retiramos? ¿Apostamos? ¿Aumentamos la apuesta?

Ahora que el Texas hold’em es tan popular quizá miremos con otros ojos lo que está sucediendo sobre el paño: seguro que estimulará nuestro pensamiento visual y seguro que nos acordaremos de Schopenhauer..!

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google + Post to LinkedIn

Aquí no hay crisis que valga

www.jazztortosa.com

www.jazztortosa.com

El pasado 30 de Junio tuve el inmenso placer de dar un concierto en la ciudad de Tortosa, Cataluña. Fui invitado a participar de la XVII Mostra de Jazz (*), un festival internacional que se celebra todos los años al inicio del verano en esta ciudad y que en esta edición contaba con dos figuras de máximo prestigio en su programación: el saxofonista Bill Evans y el guitarrista Robben Ford.

El marco que me fue asignado para el concierto fue inmejorable: los Jardins del Princep, un espacio verde situado junto al Castillo de la Zuda y la espectacular muralla del s. XIV, lugar que acoge una importante colección de obras del escultor contemporáneo Santiago Santiago y que fuera precisamente inaugurado por el Príncipe de Asturias en 1991. Al anochecer, con buen sonido, rodeado de muchas personas amigas, compartiendo música, un momento maravilloso, inolvidable.

Este festival se desarrolla durante toda una semana y cada día hay diversas actuaciones repartidas en puntos estratégicos de la ciudad, desde el Auditorio principal de la ciudad (Felip Pedrell) hasta plazas y bares. En total unos 25 conciertos, que se complementaron este año con una exposición de carteles y fotos, un homenaje a una orquesta local y una muestra gastronómica en varios restaurantes de la ciudad. ¡Casi nada!

En este blog, que tratamos habitualmente temas de management, desarrollo directivo y liderazgo, me gustaría destacar las virtudes y poner como ejemplo de una gestión de calidad a los organizadores de este festival.

Dirigir, coordinar y ejecutar todos estos eventos es una tarea más que complicada, de eso no cabe duda. Conseguir financiamiento, hacer publicidad, difundirlo, mantener el nivel, es en los tiempos que corren aún más desafiante. Lo que hace todavía más meritorio el excelente resultado obtenido, es que todas las tareas de gestión son centralizadas en sólo dos personas: Xavi Bertomeu y María Mestre, que compaginan sus actividades particulares con todo el universo de tareas que implica la realización de la Mostra de Jazz.

Por supuesto que hay entidades colaboradoras, públicas y privadas. Pero a esas organizaciones hay que primero convencerlas, luego coordinarlas y finalmente hacerlas funcionar dentro de la maquinaria del festival. Lograr que realmente funcione, y sobre todo que lo haga excelentemente bien, como lo he comprobado personalmente, es algo que no debería pasar inadvertido en esta ciudad de poco más de 35.000 habitantes.

Actualmente muchas empresas achacan a la crisis (que por supuesto existe desde hace un buen tiempo) la falta de demanda, la  informalidad, el desgano y la falta de motivación de las personas. La crisis se está transformando en una excelente excusa para algunos: eventos que salen mal, actividades que se cancelan, clientes que no aparecen, etc. Lo que en realidad se intenta ocultar es precisamente la carencia de ingredientes que vemos que sí abundaron en la organización de la Mostra: creatividad para superar los obstáculos y generar oportunidades, liderazgo para tener visión y gestionar eficazmente los recursos, y sobre todo tener ganas, esto es, estar ilusionados por el proyecto, estar comprometidos con los resultados a obtener y ser proactivos -no esperar a que otros lo hagan o me digan que lo haga-. En otras palabras: tener pasión por lo que se hace. Algo que no se compra ni siquiera con un buen salario.

Es muy triste y preocupante ver cómo algunas empresas se embarcan en grandes aventuras marketineras, intentando ‘inventar la rueda’, invirtiendo donde no deben, dando palos de ciego y lo que es peor: con la esperanza mediocre de que la crisis justifique su falta de resultados. Dios nos libre.

Mi público agradecimiento y enhorabuena a la organización de la Mostra de Jazz de Tortosa. ¡Que cunda el ejemplo para el bien de ese estupendo territorio!

(*)

Fernando Notaro piano Festival Jazz Tortosa SpainFernando Notaro piano Festival Jazz TortosaFernando Notaro piano Festival Jazz Tortosa

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google + Post to LinkedIn