Azombies

larry page segey brin

En Junio de 2005 Larry Page y Sergey Brin, creadores de Google,  contrataron a Louis Monier, fundador de Altavista -primer buscador de Internet- y responsable de I+D en eBay, con un único objetivo: “Haz lo que te de la gana”. Está claro que ese no es el objetivo para todos los trabajadores que contrata Google. Sin embargo sabemos que todos ellos disfrutan de elementos y beneficios que ‘permiten’ que hagan lo que les de la gana: gimnasio abierto las 24 hs, comida gourmet gratis durante todo el día, nutricionista, yoga, servicio de masajes, salas de juego con toboganes, columpios y videojuegos, autobús express con conexión wifi (para que puedan aprovechar el tiempo y trabajar en el trayecto), guardería, tintorería, …

Hace ya tiempo que todo esto no es una novedad y que ha dejado de ser sorprendente. Google ha demostrado que esta es una excelente forma de incentivar a los trabajadores a aportar los elementos necesarios en el nuevo escenario de la empresa: INICIATIVA, CREATIVIDAD y PASIÓN, algo que no se obtiene simplemente pagando un salario, ni siquiera uno bueno.

En el mismo sentido, Google no contrató a Monier para algo, sino por algo: por su talento, el activo más codiciado para la empresa del siglo XXI. Diría más: la ventaja competitiva más importante en la economía actual.

Lo sorprendente, o más bien increíble, es que buena parte de las empresas y compañías siguen actuando en el sentido contrario a Google, gestionando a las personas, a sus RR.HH. como siguen denominándoles, con el paradigma de: “trabaja duro y ten éxito”, basado en el miedo, en vez de “trabaja bien, disfruta con tu trabajo y supérate”, basado en el desarrollo del talento.

El tema es que el miedo, como fórmula tradicional de gestionar a las personas, ha funcionado bien o muy bien en un entorno de estabilidad, fidelidad de clientes y empleados autómatas. Y muchas empresas se siguen aferrando a él. Siguen utilizando el miedo como forma de alcanzar los objetivos.

Hace unos días, un amigo que ha pasado a trabajar en una de las compañías de tecnología de bases de datos más importante del mundo, luego de que ésta haya adquirido la empresa para la cual él trabajaba, me contaba cómo este gigante gestiona sus ‘RRHH’ en palabras de uno de los propios responsables de RRHH: “las personas no importan, sólo importan los resultados”. En este nuevo escenario, los empleados prácticamente no interactúan con otras áreas, no tienen claro cuál es su cometido, ni siquiera su posición. Hay una desmotivación tremenda, las personas no sólo no se sienten tomadas en cuenta, sino que no aportan, no tienen iniciativa y se aferran más que nunca a la ley del mínimo esfuerzo, es decir al no-compromiso, lo peor que puede pasar en cualquier tipo de relación.

Yo le comento a mi amigo: son como zombies.. Y él me dice: “exacto, somos como muertos vivientes!”.

Pensando ahora con más tranquilidad, sería más correcto definirlos como azombies, es decir vivos que actúan como muertos. Esta es una categoría de empleados que abunda bastante más de lo que pensamos. Seguro que todos conocemos muchos casos.

Lo que estas empresas, repito: increíblemente, no están teniendo en cuenta es que los deseados resultados no serán los mejores con empleados azombies! Ahora que todos hablan de innovación y en especial las empresas tecnológicas, ¿cómo puede ser que lo que fomenten entre sus empleados sea precisamente lo contrario? ¿Cómo puede ser que se siga utilizando al miedo como principal herramienta de gestión de personas?

No es cuestión solamente de sentido común, sino también un argumento biológico: la parte del cerebro que se activa cuando somos creativos es bien diferente a la que lo hace cuando tenemos miedo.

Y entiéndase bien: no se trata de un tema de ‘buenismo’, caridad o compasión por las personas: empresas como Google no son las Carmelitas Descalzas. Su objetivo también es ganar dinero, ser rentables y ser lo más productivas posible.

Para los que necesitan datos y el simple sentido común o la biología no alcanzan, hay un estudio realizado por la Corporate Executive Board, la empresa de análisis de gestión más importante del mundo, que ha arrojado los siguientes resultados:

  • Las personas altamente comprometidas se esfuerzan un 57% más y consiguen un 20% más de resultados.
  • Asimismo, casi un 90%  de esas personas son menos propensas a dejar la compañía en relación a empleados con menor nivel de compromiso.

Este estudio se realizó en 2004, con una muestra de 50.000 empleados, de 59 compañías, en 14 sectores de actividad, en un total de 30 países.

En definitiva, no se trata de poner columpios o toboganes en los lugares de trabajo. No se trata de poner comida gourmet. No se trata de conseguir que la gente haga lo que debe hacer. Se trata de conseguir que la gente quiera hacer lo que debe hacer y de la mejor forma posible, es decir: aportando su talento. Sea un director general, un programador o un camarero.

_____________________________________________________________

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google + Post to LinkedIn

2 Responses to “Azombies”

  1. José Luis dice:

    Si la gente no está a gusto con su trabajo no puede existir compromiso, ni creatividad, ni innovación, ni pasión dentro de la empresa.
    Lo más probable es que el talento se escape o se seque.
    El resultado es siempre el mismo: llámalo muertos vivientes, despidos interiores, absentismos emcionales…
    Enhorabuena por el artículo
    Un abrazo

  2. Mario Navarro Pizzo dice:

    Once I told a bunch of business people at a conference in Rio that since I had been training since an early age in music my expectations in any business deal was the final applause. It was not the profit motivation that made me creative. But naturally, that applause would bring the profits. And I had a wonderful time enjoying what I was doing. Like the guy who came to an open rehearsal of my orchestra and asked me what I was doing for a living. I said that “I play in the orchestra”; he was surprised and remarked: “How come you play in the orchestra and get paid for it?” Like playing pinball games and get paid … Pure enjoyment so I could be more productive. It’s the same in business: the more you enjoy it the more you do!

Leave a Reply



Por favor, escribe el código que se muestra en la imagen a continuación

(required)