Equilibrio (Balance)

Juego de equilibrio en una plaza en Beijing. (f.n.)

Juego de equilibrio en una plaza de Beijing. (f.n.)

El pasado fin de semana fui invitado a participar como asistente en el curso de Balance  Coaching de la Fundación Augere. Balance -equilibrio-, un concepto tan amplio como importante a la vez.

¿Qué significa estar en equilibrio? Fíjense en la cantidad de sinónimos que aparecen en el diccionario del Word: más de 30! Desde proporción hasta estabilidad, pasando por algunos tan interesantes como justicia, conciencia, serenidad o aplomo. Otros más inquietantes como moralidad, severidad, quietud u orden.

Es importante aclarar que “equilibrio” no es lo mismo que “equilibrado” en el sentido de tener la misma medida de diferentes variables. Existe un “punto de equilibrio” que las personas, las empresas y la sociedad en general buscan y que es fluctuante, se asemeja a un balancín. Una vida en equilibrio no significa tener la misma “medida” de familia, trabajo, ocio..

En Balance Coaching se trata básicamente de ampliar las perspectivas del cliente sobre una determinada situación, proyecto o temática. Hacer ver las posibilidades más que las circunstancias. Aquello tan banal de “todo depende del cristal con que se mire” se torna más cierto que nunca.

En situaciones que estamos estancados y sólo vemos una perspectiva del problema ¿cómo podemos generar un cambio?

Básicamente pensando de una forma diferente y para ello poder visualizar diferentes alternativas, algunas de las cuales nos gustarán más o menos o incluso algunas podrán parecernos completamente irreales. Pero solamente el hecho de buscar –y sentir- esas perspectivas harán que cambie el curso que seguía antes nuestro pensamiento, desbloqueando nuestra capacidad de generar soluciones.

Nuestro modo de pensamiento habitual y binario –blanco/negro- nos lleva muchas veces a ese estancamiento. El problema de pensar de esa forma, no es que sea verdadero o falso o esté bien o mal, sino que lo que estemos pensando sea eficaz, útil y productivo. Y lo que es más importante: que sea funcional a nuestros sentimientos.

La pregunta no es por tanto: “¿qué tengo que pensar para cambiar?”, sino: “¿cómo puedo pensar de otra manera para favorecer el cambio?

Claro que detrás de nuestra forma de pensar están nuestras creencias y valores que nos señalan “verdades absolutas”, pero aún así siempre se pueden buscar otras alternativas que también son verdad.

Y a partir de allí podremos ejercer ese gran poder con que contamos los seres humanos: el poder de elegir. Elegir desde esa perspectiva que nos ha hecho resonar y nos hará avanzar hacia la acción, hacia ese cambio deseado.

Siempre podemos elegir, aún cuando las circunstancias sean tan adversas que pensemos que son ellas las que “deciden” por nosotros; en ese caso también podremos elegir la actitud que tomamos ante esas circunstancias.

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google + Post to LinkedIn

2 Responses to “Equilibrio (Balance)”

  1. inma dice:

    Querido Fernando
    Siempre luché contra la idea que me inculcaron en Sociología sobre que no existe el libre alvedrío, pero empiezo a creerlo, en estos días me pillas descreída de muchas cosas y me pregunto si realmente podemos elegir. Y si realmente buscamos el equilibrio como ese punto medio, como una virtud aristotélica o sólo lo fingimos porque en el fondo aspiramos a mucho de lo nos gusta y poco de lo que nos duele. Y si eso, no es acaso más humano qu pretender lo contrario.
    En cualquier caso, elijo leerte y seguirte porque siempre es estimulante.
    Gracias por contarnos estas cosas.

  2. Totalmente de acuerdo
    Casi todas nuestras restricciones se encuentran en nuestra forma de percibir lo que nos pasa. Por ello para encontrar soluciones necesitamos cuestionarnos.
    Enhorabuena por tu artículo

Leave a Reply



Por favor, escribe el código que se muestra en la imagen a continuación