Pat Metheny: ¿un nuevo Robinson Crusoe?

No, este no es un weblog sobre música. Lo prometo. Pero el nuevo proyecto de Pat Metheny y el debate que está generando, incentiva algún tipo de reflexión. Ya no opinión, porque al final para un músico que ha ganado 17 Grammys y lleva más de 40 discos editados desde el año 1975, las opiniones están de más. Su trayectoria -y su música!- hablan por sí mismas.

Orchestrion es el nombre de este emprendimiento que comienza su gira mundial dentro de unos  pocos días. Consiste en la ejecución de instrumentos musicales reales, físicos (no virtuales), a través de medios mecánicos, los cuales serán los encargados de dar el background musical a Metheny. Dicho de otra forma, su banda estará compuesta por instrumentos acústicos robotizados.

Después de poner cara de asombro, lo siguiente es ir a la fuente: Metheny realiza una larguísima explicación en la web especialmente hecha para Orchestrion. Se remonta a los auto-pianos, o pianolas que ‘tocaban solas’ ya desde fines del siglo 19, nos habla de su afición por experimentar, nos cuenta sobre su abuelo y la pianola que tenía en el sótano y también reseña acerca del espíritu innovador del jazz desde sus orígenes.

He aquí una pista: la experiencia indica que cuando alguien se explica en demasía (sobre todo cuando no tendría que ser necesario) es porque ni él mismo se lo cree.

A mí personalmente me vino a la cabeza Robinson Crusoe: ¿Se habrá auto-impuesto esta condición para evitar el desgaste de la convivencia con sus músicos durante la gira? He contabilizado 78 conciertos sólo en los primeros 4 meses.. otra pista más que elocuente. También en el plano económico (salarios, billetes, hoteles, comidas..).

Metheny en todo caso reafirma lo parafraseado en este mismo weblog: “Hacer música es el arte de combinar el horario de los músicos”.

Sea como fuere, es bastante paradójico que en el género musical donde la improvisación es el núcleo principal del arte, se prescinda de esa parte correspondiente a los músicos acompañantes, ni qué decir de la frescura y la energía que transmite una banda en vivo. En realidad, viendo algún concierto anterior del Pat Metheny Group queda claro que el único que realmente improvisa (algo) es él: sus músicos tocan al milímetro lo mismo que han grabado en los discos, incluso utilizando secuencias de fondo para emular lo más posible a las grabaciones. No eran robots, pero cumplían esa función.

Pensando en términos de management, ¿qué tipo de liderazgo ejerce Metheny? No quedan demasiadas dudas: una autocracia, ahora más que nunca. Él centraliza todas las tareas y las decisiones. Porque -aparentemente- la programación de esos instrumentos robotizados fue realizada por él. Es el hombre-orquesta llevado a su máxima expresión.

En las empresas, los gerentes-orquesta lamentablemente abundan. Tal como vimos en el post anterior, la autocracia (¡cuidado, que no significa autoritarismo!) puede ser un tipo de liderazgo adecuado para las primeras etapas de un grupo, al igual que en la primera infancia es necesario dar de comer en la boca. Pero a medida que ese grupo va madurando y va APRENDIENDO, el liderazgo tendría que cambiar a formas más democráticas y delegatorias.

Es precisamente en esta evolución que el manager puede tener miedo: por inseguridad en su posición, por inseguridad hacia su equipo, por falta de confianza. Hay gestores que frenan el desarrollo del grupo impidiendo que pasen a estas etapas. Quieren seguir manteniendo el control del grupo y centralizan -cada vez más- las tareas, funciones y por consiguiente las decisiones.

En el caso de Metheny, lo que está claro es que centraliza aún más el protagonismo como estrella sobre el escenario. Sólo que es más bonito e interesante poner instrumentos que “tocan sólos” que poner una cinta de playback.

Al escribir esto no puedo dejar de sonreír pensando en la cantidad de managers que quisieran tener robots a su cargo..

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google + Post to LinkedIn

5 Responses to “Pat Metheny: ¿un nuevo Robinson Crusoe?”

  1. Cuidado con los divos, para ellos los objetivos del proyecto no importan. Tienen una agenda oculta cuyo objetivo es el de rendir culto a su personalidad, a su ego, a su megalomanía.

    Enhorabuena por el post

  2. Jonas Herrero dice:

    Pat es el más grande. Primero hay que escuchar y después hablar.

    • Bienvenido Jonas y gracias por tu comentario! Mi intención no es hacer una crítica musical, de hecho estoy bastante curioso por ver el resultado de este proyecto. Mi reflexión apunta más a la decisión de prescindir de un grupo (humano), con todo lo que ello implica. Si puedo ir a verle cuando pasen por Madrid ya les contaré mi impresión a nivel musical!

  3. Jose dice:

    Pues yo le vi ayer y la verdad es que me encanto el espectáculo.Su guitarra es pura poesía,siempre lo ha sido.
    Aunque si que es verdad que por momentos se echaba de menos esa frescura de la que hablas con una banda humana detras pero cuando salí del concierto pensé en una cosa y es que hay que tenerlos bién puestos para presentarte tu solo con una banda robotizada que ademas tu te encargas de controlar mediante dispositivos. Llevaba una banda robotizada pero el concierto era Pat Metheny solo frente al público.Encandilar al público de esa manera está al alcance de muy pocos.

    En lo que no coincido contigo es en lo del supuesto liderazgo o autocracia (como tu lo llamas)de Pat con respecto a sus músicos.Yo creo que siempre le ha dejado bastante libertad a sus músicos.Yo he escuchado grandísimas improvisaciones de Lyle Mays y si escuchas el Pat Metheny trio veras que le han acompañado magníficos solistas como Mike Brecker que han compensado con grandes improvisaciones el protagonismo de Pat.
    En la definición que has dado de liderazgo creo que encaja mejor un tio como Frank Zappa que también me encanta).Ese si que realmente lo tenía todo controlado(como Pat Metheny con los instrumentos robots).

    Un saludo

Leave a Reply



Por favor, escribe el código que se muestra en la imagen a continuación