La mesa está servida

mesa servida_fernandonotaro.com_

“La felicidad está escondida en la sala de espera de la felicidad”, nos dice el autor Eduard Punset, ejemplificándolo con su perra Pastora, quien se desespera de alegría ante los preparativos para su inminente comida, aplacando ostensiblemente su agitación a la hora de consumar el hecho.

La expectativa de un acontecimiento supera muchas veces la felicidad del propio acontecimiento. No sólo en los perros.

El 2013 está a punto de ser abierto y estamos ‘moviendo la cola’ expectantes, llenos de deseos, buenas intenciones y anhelos. Es lo que corresponde y es algo estupendo, sin duda.

La gran cuestión en todo caso es: qué sucederá cuando llegue, cuando toque ‘comerlo’. Qué va a pasar con todas esas expectativas, voluntades y aspiraciones. ¿Serán deglutidas sin más? ¿Serán zampadas como otras tantas veces, como otro año más?

Irónicamente, la respuesta vendrá  en las propias preguntas que nos hagamos. Las preguntas son la respuesta: ¿quiero que sea otro año más?; ¿cuál será el coste y cuál el beneficio en caso de serlo?; ¿qué necesito de verdad para alcanzar esos anhelos y deseos?; ¿qué voy a aportar para ello?; ¿a qué me comprometo?; ¿a qué digo que ‘si’ y a qué digo que ‘no’? o mejor: ¿a qué no estoy dispuesto a decir que no y a qué no lo estoy a decir que si?

Como he insistido en otros posts: la comprensión racional de algo no nos garantiza un cambio o una transformación. ‘Saber’ que tenemos que hacer algo en este 2013, no nos asegura para nada el poder lograrlo, ni siquiera comenzarlo. Lo que mueve es la experiencia, la vivencia. Y lamentablemente, son en general las negativas las que lo arrancan: la enfermedad, el accidente, el despido, la muerte cercana.

Por ello es tan importante poner el foco en la visión, la reflexión y la búsqueda de esas palancas emocionales que nos hagan vivir por anticipado lo que aún no hemos alcanzado y anhelamos. Hay que situarse EN la visión y desde allí construir, desde allí avanzar. Como me gusta decir: la visión es una invitación.

Hagamos que realmente sea nuestro futuro el que determine nuestro presente. Situándonos en ESE futuro que queremos vivir, haremos en cada momento lo que tengamos que hacer para llegar a él. No hay otra forma. O en todo caso, será una forma muy ineficaz.

Y respecto a nuestro pasado, ya sabemos: es nuestro presente quien lo determina. Dependiendo de cómo vea, perciba o distinga los hechos pasados, será la forma en cómo los aprecie, los valore y en consecuencia, los tenga en cuenta. Es el presente el que determina el pasado, no al revés. En todo caso, el pasado tiene que ser fuente de aprendizaje. En especial si no queremos engullirnos el 2013 como lo hacía Pastora –y todos los perros- con su comida.

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google + Post to LinkedIn

3 Responses to “La mesa está servida”

  1. maria constanza cantua dice:

    B U E N I S I M O. Saludos desde el este, Uruguay!!

  2. Querido Fer!
    El tiempo corre a nuestra edad ya de prisa, pero más aún si no le damos sentido al paso del tiempo.Es por eso que vivir vale la pena realmente, si apreciamos el pasado desde la perspectiva del aprendizaje positivo en el presente ,y si tenemos esperanza en alcanzar nuestros sueños, con la ayuda de uno mismo como motor siempre, pero tb. con la de personas como tú y otros tantos que nos abren la cabeza!Gracias y adelante siempre!
    Beso y MUY BUEN AÑO!
    Carla

  3. Graciela dice:

    La vision, deseo, se puede concretar desde hacer un plan y seguirlo. ese es lo que me he propuesto. Me lo he propuesto sin pensarlo, de repente puede surgir una oportunidad y se me ocurrio hacer un plan, un informe. De pura casualidad ha sido el final del 2012 y asi empezar el 2013. El pasado me ha dado la experiencia, la buena de repetir, la de mejorar y hasta la de jamas volver a pisar.
    Gracias Fernando.

Leave a Reply



Por favor, escribe el código que se muestra en la imagen a continuación