Hablo tu idioma: MIDI y PNL

midi connection_fernandonotaro.com

La tecnología MIDI (Musical Instrument Digital Interface), desarrollada hace poco más de 30 años, representa el hito más revolucionario en la generación, producción y ejecución de la música de todos los tiempos, sin exagerar. Fue creada inicialmente como un estándar para la interconexión entre instrumentos electrónicos, de modo que  pudiesen ‘entender y comunicarse’ unos con otros, independientemente de su marca o modelo (*).

En especial en el caso de los sintetizadores, que eran en su mayoría monofónicos o con poca polifonía, pudieron a partir de entonces interconectarse aumentando exponencialmente sus posibilidades, lo que dio lugar entre otros a la característica riqueza sonora de la música de los ’80.

El MIDI permitió, en paralelo al desarrollo de los ordenadores, la utilización de PC’s para escribir, componer y grabar música, al más alto nivel o aún sin tener la más mínima noción sobre notación musical, simplemente tocando.

Con el devenir de los años, los instrumentos musicales tradicionales como un piano acústico o una guitarra española, la propia voz –o incluso la ropa!– han podido conectarse en forma MIDI, lo que significa que pueden comunicarse y ser entendidos por cualquier otro instrumento o aparato digital.

En otras palabras: el MIDI, con su modesta conexión de ‘5 pinchitos’ y sus 16 canales (los mismos desde que fuera creado) ha logrado hacer hablar el mismo idioma a cualquier dispositivo que esté conectado. Literalmente, se trata de un traductor a un idioma universal que tiene la característica singular de estar presente cada día ‘delante de nuestras orejas’ sin que nos demos cuenta: cada vez que escuchamos una sintonía, canción,  jingle publicitario, melodía del móvil, vemos una serie o una peli. Está allí pero no somos conscientes.

¿Qué sucedería si las personas dispusiésemos de un sistema que nos permitiese conectar y entendernos mejor, ‘hablar el mismo idioma’ de forma de comunicarnos e interactuar más eficazmente?

La respuesta a esta cuestión está resuelta a través de una disciplina, la PNL: Programación Neurolingüística, casualmente desarrollada también desde hace poco más de treinta años (**). Uno de sus aportes principales es hacer entender mejor la forma de comunicarse de las personas.

De acuerdo con la PNL, a medida que nuestros sentidos recolectan la información sobre el mundo exterior, nuestro cerebro la codifica del mismo modo en que fue obtenida. Por ejemplo, cuando recibimos información visualmente, el cerebro codifica esta información como una imagen, cuando la información es auditiva, la codifica con sonidos o palabras. De tal forma, cuando recuperamos esa información, el cerebro accede al recuerdo y lo expresa del mismo modo en que guardó la información (***).

A este mecanismo se le denomina “Sistema de Representación” y surge del hecho de que re- presentamos la información. Los tres sistemas de representación más importantes son el Visual, el Auditivo y el Kinestésico (referido a sensaciones, el tacto o el movimiento).

Todas las personas utilizamos estos sistemas de representación y somos capaces de cambiar de un sistema a otro, de acuerdo con la situación que estemos enfrentando en determinado momento. Pero lo más interesante es que todos tenemos un sistema preferente, es decir cada persona privilegia un sistema de representación por encima de los otros.

Esto tiene consecuencias directas sobre nuestra forma de comunicarnos, ya que el sistema de representación preferente aflora en nuestras palabras. Si pensamos en términos de imágenes, sonidos o sensaciones, aparecerá en nuestro lenguaje (****).

Dicho de otra forma: cada vez que abrimos la boca desvelamos verbalmente nuestra forma preferente de asimilación y procesamiento de la información.

Por lo tanto si escuchamos atentamente los predicados, verbos y adjetivos que utiliza una persona podemos descubrir su sistema de representación principal. O lo que es más importante, podemos obtener un indicador significativo de cómo esa persona construye su realidad interna y en consecuencia, cómo entiende el mundo.

Esto es de enorme valor para ayudarnos a sintonizar, conectar y comunicarnos más eficazmente con nuestro interlocutor, pudiendo entenderle mejor, devolver nuestras palabras de acuerdo a su sistema de representación y en definitiva tener más probabilidad de que  la otra persona nos entienda mejor.

Los seres humanos tenemos por tanto la posibilidad de contar con nuestra propia ‘conexión MIDI’, hablar el mismo idioma, adecuando y acompasando los sistemas de representación al de nuestros interlocutores.

Adicionalmente al lenguaje, existe otro indicador muy demostrativo de los sistemas de representación: el movimiento ocular.

Si los ojos ‘son el espejo del alma’, nunca mejor dicho: la dirección de los ojos al expresarnos está correlacionada con los procesos internos y externos que revelan los sistemas de representación. Es decir, existen patrones en el movimiento ocular que permiten reconocer cómo se está procesando la información en ese momento, si en forma visual, auditiva o kinestésica e incluso si es de forma recordada o creada.

Sintéticamente (y para las personas diestras):

  • Hacia arriba y su izquierda: visual recordado
  • Hacia arriba y su derecha: visual creada
  • Al mismo nivel y su izquierda: auditivo recordado
  • Al mismo nivel y su derecha: auditivo creado
  • Hacia abajo y su izquierda: diálogo interno, generalmente en una combinación de sentidos.
  • Hacia abajo y su derecha: kinestésico.

En las personas zurdas, ocurre en el lado contrario.

Si bien podría parecer algo complicado de detectar, muchas personas ponen los ojos en posición antes de hablar, lo que genera una buena  oportunidad de saber el sistema de representación que van a utilizar.

En definitiva, tanto por las claves en el lenguaje como por los movimientos oculares, podremos acceder a los sistemas de representación de las demás personas y entablar así una comunicación y conexión más fluida, productiva y eficaz.

Lamentablemente y en una irónica analogía con la tecnología MIDI, los sistemas de representación están presentes delante nuestro todos los días sin que seamos conscientes de su existencia.

A esta altura de su desarrollo, los conocimientos, técnicas y herramientas de la PNL tendrían que formar parte de la educación formal en las escuelas. Cada vez es más necesaria una interconexión, que al igual que con el MIDI, aumente exponencialmente las posibilidades de entendimiento y creación entre las personas.

La buena noticia es que cada día la PNL se difunde más.

Por cierto… ¿eres Visual, Auditiv@ o Kinestésic@?

__

(*) La creación del MIDI también se destaca notablemente por representar un ejemplo estupendo -y precursor- del cambio de mentalidad que demanda el siglo XXI: grandes corporaciones competidoras (entre ellas Yamaha, Kawai y Roland) se sentaron en una mesa para acordar un estándar sobre el que no se reclamaran royalties, es decir, público y abierto. Espíritu de conexión y colaboración que hizo ganar a todos de una forma seguramente insospechada, en especial a los propios músicos.

(**) La PNL se centra fundamentalmente en el estudio de la excelencia y su emulación. Constituye un modelo, formal y dinámico de cómo funciona la mente y la percepción humana, cómo se procesa la información y la experiencia y las diversas implicaciones que esto tiene para alcanzar resultados. Su gran virtud es que no sólo ofrece una base teórica avanzada, sino también –y especialmente- una serie de técnicas para producir cambios personales.

(***) En otras palabras y haciendo una analogía: si escribo un texto utilizando MS Word, para guardarlo utilizo un archivo del formato Word y lo recupero mediante el mismo formato y programa.

(****) Por ejemplo si alguien emplea frecuentemente términos como aclararse, admirar, asomar, borroso, brillante, claro, destellar, desaparecer, enfocar, iluminar, imagen, mirar, ojeada, oscuro, parecer, pintoresco, presenciar, reflejar, relucir, ver, visualizar o utiliza las expresiones como un buen vistazo, me parece, vista de pájaro, alcanzar a ver, visión despejada, visión panorámica, visión de futuro, coincidir con la mirada, poner en perspectiva, idea borrosa, a la luz de, en vista de, a simple vista, dar una imagen, evidentemente, mira si te va bien, echar una ojeada, bien definido, etc. nos dan una clave importante (llamadas Marcadores Lingüísticos) acerca de que su sistema preferente es el Visual.

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google + Post to LinkedIn